¿En qué año se inventó la ducha?

en que año se inventó la ducha, como se bañaban los romanos, cuando de invento el plato de ducha antideslizante. Fontanería Ledesma hace historia con los griegos los romanos y los inventores de la ducha

Hoy en día el ser humano goza de unos beneficios, privilegios e inventos, que hace no mucho solo estaban al alcance de unos pocos privilegiados, o simplemente no existían.

En este artículo de Fontanería Ledesma, te hablamos de la ducha. Un producto básico en los hogares y que difícilmente nos acostumbraríamos a su ausencia. Las primeras duchas se comenzaron a probar sobre 1810…, pero imagínate cómo sería vivir varios siglos hacia atrás, sin este elemento tan importante para nuestra higiene diaria. Descubrámoslo.

Egipto, Grecia, los romanos… Y la falta de higiene en la época medieval.

Es importante dar a conocer el origen de lo que hoy conocemos como ducha, remontándonos a años anteriores, donde solo las personas de alto estatus social gozaban del placer de ducharse cada vez que lo necesitaban, siendo esta una acción poco practicada en aquel tiempo.

Egipto y Grecia.

La ducha tiene sus raíces en el antiguo Egipto y en la antigua Grecia, donde arqueólogos descubren ciertas fosas donde se cree que los esclavos llenaban de agua para así poder duchar a sus amos.

Los romanos, siempre a la vanguardia.

Si hacemos un repaso histórico a la ducha, no podemos pasar por alto las míticas termas romanas, que evolucionaron los centros inventados por los griegos. En la antigua roma los baños, más que un lugar donde asearse, eran lugares de una gran importancia social y recreativa. Los romanos acudían a los baños después de su jornada laboral y pasaban la tarde hablando con amigos o conociendo nuevas personas. Más que unas duchas, eran los spas de la época.

en que año se crearon las duchas. como fueron las primeras duchas antes del plato de ducha antideslizante
Termas romanas de Bath (Inglaterra)

Aquellos baños tenían varias estancias, comenzando por los baños fríos acabando por los calientes. Como ves, en aquella época ya disfrutaban de los contrastes de agua y lo hacían de forma habitual.  Como en muchos otros aspectos de la historia de la humanidad, los romanos fueron pioneros también en materias de bañeras y duchas.

La época medieval y la falta de higiene

Una época de la historia en que la higiene brillaba por su ausencia fue la época medieval. Seguro que en más de una ocasión has visto películas y series donde has podido comprobar que la higiene no era una costumbre muy enraizada en la sociedad. Y no solo por la pobreza. (Los más nobles, obviamente, disponían medios para la ducha diaria.) Existían baños públicos, pero no eran bien vistos por la iglesia ya que se relacionaban con la prostitución. Eran lugares donde reunían hombre y mujeres desnudos para darse baños en grandes tinas de madera. La limpieza era un tabú religioso y se eliminó prácticamente por completo.   La época medieval seré recordada, entre otras cosas, por su falta de higiene.

Época después, en el siglo XVIII, el acto de ducharse solo lo empleaban algunos nobles y personajes pudientes de este momento, llenando una enorme bañera con agua tibia y sumergiéndose en ella.

El primer prototipo de ducha, en 1787

En 1787 se patentó la primera ducha, por William Feetham, la cual no tuvo mucha aceptación. Era de bombeo manual y aquello de estar continuamente haciendo esfuerzo para ducharse no gustó mucho a las empresas fabricantes de la época. Pero por poco tiempo, ya que el ser humano nunca deja de innovar y vio en aquel producto un gran potencial de higiene personal

La primera ducha, tal y como la conocemos hoy en día, se inventó a comienzos del siglo XIX, sobre el año 1810.  Se trata de una estructura de algo más de dos metros de altura, en cuya parte superior había un depósito de agua que se sostenía por tres tubos huecos verticales. En la parte inferior, un gran cuenco recogía el agua y lo bombeaba de nuevo a la parte superior mediante el interior de los tubos.

Viendo la imagen te puedes hacer una idea mejor de cómo fueron los primero prototipos de duchas. Fue un excelente punto de partida, aunque ducharse una y otra vez con el mismo agua cayendo sobre tus hombros no fuera muy higiénico.

Llega la red de agua corriente y el agua caliente.

Este sistema de ducha fue evolucionando los siguientes años. Primero conectándolas a una red de agua corriente, en lugar de estanca. Esto fue un gran avance en materias de higiene. Y mucho más, sobre el año 1850, cuando se facilito el suministro de agua caliente.

Imagínate el logro que tuvo que ser en aquella época poder ducharte durante varios minutos con agua caliente. ¡Algo histórico!

Posteriormente se inventaron las duchas comunes, donde obligaban a prisioneros a ducharse para mantener la higiene y evitar las infecciones producidas por el desaseo.

Curiosamente, hasta mediados del siglo XX las bañeras fueron mucho más populares que las duchas, a diferencia de lo que hoy sucede en la mayoría de hogares. Cambiaron las costumbres.

Probablemente como consecuencia del ritmo más rápido que ha ido adquiriendo la sociedad. ¿Quién tiene tiempo de darse una buena ducha todos los días?  Si los antiguos romanos levantaran la cabeza, no darían crédito a lo que verían sus ojos.

De la bañera al plato de ducha antideslizante.

En la actualidad, el cambio de bañera por plato de ducha ha sido un cambio histórico en la evolución de los baños, permitiéndole a los compradores optar por una gran variedad de materiales, formas y colores, además de brindarles seguridad, disminuyendo los accidentes que se pueden propiciar a la hora de tomar un baño.

Estamos siendo testigos de un cambio en las costumbres de higiene del ser humano. Somos una generación que ha pasado de ducharse habitualmente en bañeras, a hacerlo en platos de ducha antideslizantes, beneficiándonos de sus ventajas en seguridad, confort, elegancia, minimalismo, optimización del espacio… En este artículo de nuestra web puedes descubrir 10 ventajas del cambio de bañera por plato de ducha.

fontaneria ledesma es una empresa que realiza reformas de baños parciales e integrales. incluimos el baño por plato de ducha, lavabo, tuberías... y también la coordinación de gremios

Cambia la historia de tu baño, con un buen plato de ducha

Haz que tu bañera pase a la historia de una vez por todas. Lo tienes muy fácil. Tan solo llamarnos para pedir que hagamos el cambio de bañera por plato de ducha. Tenemos una excelente oferta de 1470€, con todo incluido, para que comiences a ducharte sin riesgos y con el máximo confort.    Llámanos ahora al 600968195 y pongámonos manos a la obra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *