Inicio > Blog > Consejos para ahorrar en la factura de la calefacción, por Fontanería Ledesma.

Consejos para ahorrar en la factura de la calefacción, por Fontanería Ledesma.

14/06/2016

¿Cómo podemos ahorrar en la factura de la calefacción? Cuando acabamos una obra de instalación de calefacción en Donostia-San Sebastián es una de las preguntas más habituales entre nuestros clientes. Una cosa es tener unas buenas instalaciones, pero a partir de ese momento todos los miembros del hogar deberán aportar su grano de arena para ahorrar en la factura de la calefacción. Y mucho más, teniendo en cuenta con las grandes subidas del precio del gas que estamos sufriendo los últimos años.  

En los casos más extremos, a muchas familias les cuesta llegar a fin de mes y muchas veces optan por reducir en calefacción, lo que se denomina “pobreza energética”. Está claro que en estos tiempos todos debemos hacer un esfuerzo y apretarnos el cinturón.

Para conseguir que la factura del gas y la calefacción nos salga más económica debemos actuar en diferentes aspectos, y lo mejor de todo es que todos están en nuestras manos. Con un cambio en nuestras costumbres y unos buenos trucos, seguro que consigues ahorrar unos cuantos euros sin esfuerzo

Para llevarlo de la mejor manera posible, sin llegar a los extremos, te damos algunos consejos prácticos parque puedas ahorrar en la calefacción y hacer un uso más eficiente de la energía que consumes en tu hogar:

Comparar ofertas de todas las compañías.

Es el primer paso que hay que dar para ahorrar en la calefacción, aunque sea el más aburrido y tedioso de todos. Las compañías de gas y sus comerciales llevan unas estrategias comerciales muy agresivas, y puede que en algún momento no sintamos abrumados ante tantas cifras, descuentos, ahorro, concepto energéticos que hasta la fecha desconocías…

La cifra de la factura depende de dónde vivamos, de la calidad de la estructura de la vivienda, del aislamiento, si estamos en el norte o en el sur… Son factores que hacen variar el importe de la factura, pero todo el mundo coincide que el consumo del gas es el que más esfuerzo supone a las familia, entre un 47% del total del gasto energético de las viviendas de Donostia-San Sebastián, según la OCU. Con una buena estrategia negociadora y acertando con la compañía de GAS podremos ahorrar hasta un 10 % en cada factura, lo que en un año puede suponer unos 300€ o 500€.

Elige una compañía que te ofrezca un consumo adecuado a tus hábitos de consumo. Puede que pases mucho tiempo en casa, o que trabajes de noche… No hay dos personas iguales. Recuerda que las compañías de gas tarifican por tramos. Una parte suele ser fija y la otra variable. Piense bien en qué momentos del día va a realizar un consumo mayor y elija una tarifa acorde a sus necesidades. Puede que ahora esté pagando una cantidad fija mayor de la que debiera. Revíselo antes de continuar con nuestros consejos para ahorrar en la factura de calefacción y gas en Donostia-San Sebastián.

También hay compañías de gas que te ofrecen mejores precios para ahorrar en la calefacción si además contratas la luz con ellos. Una estrategia muy habitual, que también sucede con los móviles y los seguros. Cuantos más servicios tengas contratados, mayor será el ahorro.

Hay compañías de gas muy famosas por salir en TV, pero no descartes contratar los servicios de otras más desconocidas, ya que el ahorro puede ser importante. Mira bien la letra pequeña, y las condiciones en caso de dar de baja el servicio. Aquí suelen estar la mayor parte de los problemas. Y una vez contratado el servicio comprueba que la factura se ciñe al contrato. Seguro que en más de una ocasión te llevas sorpresas con unas facturas más elevadas cuando sólo has contratado lo básico.

Recuerda que muchas compañías de Gas ofrecen servicio gratuito de reparación y mantenimiento solo por tener contratados los servicios con ellos. Infórmate bien de las condiciones, y pregunta cuál es el coste de reparación. Puede que con una reparación ya estés amortizando esos pocos euros de más que te incluyen en la factura y podrás ahorrar aún más en la factura de la calefacción.  

De todos modos, no olvides leer la letra pequeña de los contratos de gas antes de firmar, ya que puede llevarse grandes sorpresas. De la misma forma que puede beneficiarse de unas buenas cantidades contratando estos servicios, lo que a priori es una buena oferta después se convertirá en una losa pesada ya que puede estar pagando de más por servicios que ni siquiera va a utilizar. Que no le den gato por liebre.

 

Un buen aislamiento para mejorar la eficiencia energética.

¿Cuántas veces has escuchado en los últimos meses la palabra eficiencia energética? Unas cuantas. Y si estás inmerso en una obra, o en la compra-venta de una vivienda muchas más veces. La eficiencia energética tiene una relación directa con el ahorro en calefacción de una vivienda, ya que de un buen aislamiento dependerá la energía que una vivienda deba utilizar para calentarse o cuánto calor puede salir por la ventana malgastando dinero y energía.

Cuantos mejores niveles en eficiencia energética tenga una vivienda mayor será la optimización que obtendrá desde el punto de vista energético, especialmente en los meses de invierno. Factores como la orientación de la vivienda (no es lo mismo una orientación norte que una orientación sur), o la calidad de las ventanas, influyen de forma directa en la calificación de eficiencia energética que tendrá la vivienda.

El consumo de calefacción de una vivienda es el resultado de un combate entre el calor que proporciona la caldera y el frío existente del exterior. Esa pelea se celebra en el interior de la casa y con nuestras acciones podemos hacer que la victoria se decante por el de casa en lugar de por el de fuera. Con un buen aislamiento en la vivienda, el calor se quedará dentro y el frío no podrá acceder hasta el interior superando al calor. Tú puedes hacer mucho para mejorar la eficiencia energética en tu hogar de Donostia-San Sebastián.

El calor que se genera en la vivienda por la caldera se esfuma hacia al exterior por varios lugares, sobre todo por las paredes de la casa, los cristales de las ventanas, las rendijas de ventilación y las rendijas de las puertas.

Cuando el calor se escapa por las paredes no hay mucho que hacer a primera vista, ya que son asuntos estructurales de la vivienda y se deberán solucionar cuando se hagan reparaciones en la fachada. Consulta al presidente de tu comunidad de vecinos en San Sebastián-Donostia si tienen planteado hacer reformas en la fachada y si han contactado con el ayuntamiento para conocer las diferentes ayudas y subvenciones que existen. Los ayuntamientos hacen un gran esfuerzo para que las fachadas de las viviendas estén en buen estado y para dar una buena imagen, especialmente en las zonas más antiguas de la ciudad.

Las rendijas de ventilación no se pueden tapar por motivos de seguridad, pero quizás puedes plantearte cambiar su estructura, cambiándola por una rendija más moderna que impida que el calor se escape. Las estructuras avanzan en materias de innovación y calidad, y tienen un diseño más ergonómico que mejora la eficiencia energética de las viviendas.

Para las filtraciones de calor de las ventanas y las puertas las soluciones son más sencillas y económicas. Una mejora en el vidrio de las ventanas y el marco de la carpintería ayudarían a un mayor ahorro, evitando que la energía y el dinero se esfumen por la ventana. Un doble cristal, por ejemplo, podría reducir hasta un 50% la pérdida de calor. Revisa una a una las rendijas que pudieran existir en las puertas y ventanas de tu vivienda. Una masilla o silicona pueden ser dos soluciones económicas, rápidas y efectivas para mejorar la eficiencia energética en tu hogar.

Otro punto de fuga importante es la zona inferior de las puertas, sobre todo las que dan a la calle, al patio, al balcón o al jardín. Son zonas en la que “al otro lado” ya tenemos una masa de aire frío dispuesta a entrar en tu casa y obstaculizar todo el confort y el calor que necesitas.  Seguro que los has comprobado de primera mano en más de una ocasión, que al poner la mano junto a la rendija se genera una corriente de aire que ayuda a transportar el aire caliente al exterior. Una buena idea para frenar esta fuga es colocar alfombras o aislantes a medida. No son caros y ayudarás a evitar que se escape el 5% de la energía que se genera con la caldera.

Imagina una vivienda con una magnífica instalación de calefacción y gas en Donostia-San Sebastián, pero que luego no tenga unas buenas ventanas que la aíslen del exterior y permitan que el calor se filtre por los huecos de las mismas. O al revés. Tener la caldera a una buena temperatura, pero enfriarse el ambiente debido a que a través de diferentes huecos el frío entra por las ventanas. Algunos estudios revelan que hasta el 30% de la energía se marcha por la ventana. Es un derroche de dinero y energía.

Por eso es tan importante comprobar el estado de tus ventanas, puertas, rendijas… Hacer una inversión extra te permitirá ahorras a largo plazo de en la factura del gas y de la calefacción en Donostia-San Sebastián. Solicita a una empresa especializada para que te haga un estudio de eficiencia energética en tu vivienda para comprobar si tienes un buen asilamiento. Son económicos y esta pequeña inversión te servirá de gran ayuda para ahorrar en la factura de la calefacción y el gas.

Purgar los radiadores todos los inviernos 

Purgar significa extraer el aire de los radiadores. Durante los meses de verano, cuando no se hace uso de las instalaciones de calefacción, se generan pequeñas burbujas en los conductos de los radiadores que impiden el paso de agua caliente, y por consiguiente, la transmisión de calor dese el radiador hacia el exterior. Eso hace que el radiador no caliente con toda su potencia y estés malgastando energía, ya que la caldera sí que sigue funcionando de forma normal.  

Es fácil comprobar si tus radiadores necesitan un purgado. Pasa las manos por las diferentes partes del radiador y si notas que alguna de ellas está fría o templada es que necesitas purgar los radiadores inmediatamente si quieres ahorrar en la factura de la calefacción. Las burbujas han hecho barrera y el agua caliente no llega a todas las partes del radiador.

Purgar los radiadores es una de estas tareas que hay que hacer cada vez que llegan las temperaturas frías, pero que a veces nos cuesta ponernos a ello, y eso que es una tarea muy sencilla de llevar a cabo. Si no te atreves, o no tienes la suficiente maña para purgar los radiadores siempre puedes llamar a Fontanería Ledesma de Donostia-San Sebastián para echarte una mano.

Para purgar los radiadores tan solo necesitas una llave inglesa que haga rotar el pitorro que verás en la parte superior lateral de tus radiadores. A medida que la gires comenzarás a escuchar cómo sale aire, son las burbujas que hemos mencionado. Además también saldrá agua, por lo que te recomendamos que pongas un cubo de agua o un vaso para recoger el agua vertida. No saldrá mucha agua. Y ten cuidado, ya que el agua que salga puede estar caliente si en ese momento estás haciendo uso de la instalación de calefacción y gas en Donostia-San Sebastián.

Con este simple gesto las burbujas que obstaculizan el paso del calor por el interior del radiador saldrán al exterior y tu radiador funcionará perfectamente. Pasa la mano por todo el radiador y verás cómo ahora las partes que antes estaban frías ahora estarán muy calientes. Como has podido comprobar, purgar los radiadores es una tarea muy sencilla y que te puede ayudar a ahorrar con la factura de la calefacción y el gas en Donostia. El próximo invierno, recupera este artículo de la web de www.fontaneríaledesma.com y atrévete a purgar tus radiadores.

 

Mantener una temperatura de confort en la vivienda.

Tener frío o calor es algo muy relativo. Cada persona tiene un calor corporal concreto y eso hace su percepción del frío se vea alterada. Es muy habitual en los hogares de Donostia-San Sebastián escuchar frases como “¿tienes la calefacción encendida con el calor que hace?”, “sube la calefacción que hace frío”, “¿cómo tienes la calefacción encendida con el calor que hace fuera”.  Seguro que en alguna ocasión has escuchado o has mencionado algunas de estas frases.

Como nunca llueve (o calienta) a gusto de todos, vamos a hablar de la temperatura de confort. Un baremo en el que todos los miembros de la familia pueden encontrarse a gusto y que nos ayudará a ahorrar en la factura de la calefacción y el gas en San Sebastián-Donostia.

Los expertos en la materia estiman que 21 grados son suficientes para mantener una casa caliente sin pasar frío ni abrasarse de calor. En pleno invierno no es necesario ir en manga corta, ni tampoco estar obligados a llevar un jersey de lana porque nos congelamos de frío. A muchas personas les gusta estar en casa como si fuera verano y eso es un error. Con 21 grados estarás bien. Es tu temperatura de confort.

Además de beneficiarnos con un mayor ahorro en la factura de la calefacción, mantener una temperatura de confort constante es bueno para la salud, ya que un calor excesivo puede provocar en algunas personas dolores de cabeza, mareos, irritación cutánea, sequedad en las vías respiratorias..

Para optimizar aún más tu consumo recuerda bajar la temperatura de la vivienda durante la noche, ya que no la vas a necesitar tanto, al estar bien tapado con las mantas bajo la cama. Con una temperatura entre 17 y 19 grados será más que suficiente para mantener el calor en el hogar y seguir llevando medidas eficaces para ahorrar en la factura de la calefacción.

La clave para ahorrar en la factura de la calefacción y el gas es no hacer subidas o bajadas drásticas de temperatura. Si estás continuamente subiendo y bajando la calefacción, adaptándola a cada miembro de la familia estás sumando puntos para que tu factura de la calefacción suba a fin de mes.  Cuesta más enfriar  calentar una habitación que mantenerla todo el rato en la temperatura de confort.

Otro momento que debes hacer con mucho cuidado es la ventilación de las habitaciones: con unos pocos minutos es suficiente, ya que si estás mucho rato con la ventana abierta todo el calor acumulado en la casa se esfumará por la ventana y tendrás que volver a recuperarlo, realizando de nuevo el consumo de energía.

Ten en cuenta que si la casa se enfría después tendrás que volver a calentarla, y si entras en esa espiral la mayor perjudicada será tu factura de calefacción. Con una temperatura constante evitarás los golpes de calor, que son quienes suben la factura. Manteniendo una temperatura constante en tu hogar, una temperatura de confort de 21 grados, puedes llegar a ahorrar entre un 8 y 13% en tu consumo de calefacción.

Para regular la temperatura de tu vivienda de forma sencilla y rápida lo ideal es que instales un termostato, con el cual podrás subir, bajar y mantener la temperatura de confort en tu hogar. Los termostatos más modernos tienen una pantalla digital que te indica la temperatura actual de la vivienda, un gran avance tecnológico que te ayudará a ahorrar en la factura de la calefacción en Donostia-San Sebastián.

Adapta la calefacción a tu ritmo de vida.

Parece lógico, pero  luego no es nada fácil llevarlo a cabo. Entre la rutina diaria y que a menudo las temperaturas suben y bajan sin previo aviso, es complicado llevar un orden con la calefacción del hogar. A no ser que vivas en un país escandinavo y sepas, sí o sí, que va a hacer mucho frío durante los próximos 4 meses de invierno.

El problema se acentúa cuando no vives solo, ya que puede suceder que tu pareja no trabaje y necesite la calefacción por la mañana, cuando tú estés en el trabajo. O viceversa. Desde Fontanería Ledesma de San Sebastián sabemos que no es nada sencillo ponerse de acuerdo. Además, en el Norte de España tenemos un clima inestable y templado. Nunca hace mucho frío y tampoco mucho calor, por lo que nunca sabemos con exactitud cuándo encender la calefacción y cuándo apagarla.

Por la noche es recomendable que apagues la calefacción. Son 7 horas en las que vas a estar bien tapado con ropa de cama y tu necesidad de calefacción se reduce de forma considerable. Además, ten en cuenta que son 7 horas más de calefacción en tu factura.

Cuando salgas de casa te recomendamos que bajes la calefacción unos grados, hasta los 15º, seis por debajo de la zona de confort. Es mejor bajarla un poco que tener que volver a calentar la casa desde cero cuando regreses a casa. Imagínate llegar a casa y que todo esté helado…No hay una sensación peor, porque lo que más deseas cuando estás en la calle pasando frío es llegar a casa y sentir ese calor tan acogedor que te brinda un buen sistema de calefacción y gas en Donostia-San Sebastián. Bajar la calefacción te ayudará a mantener la temperatura de confort controlando el gasto en calefacción y gas.

Asimismo, no esperes a llegar a casa para subir la calefacción y volver a los 21 grados. Gracias a los modernos termostatos que ofrecen los sistemas de calefacción, podrás regular el sistema de calefacción y comenzar a calentar la casa unos minutos antes de tu llegada. Esto se llama optimizar la energía y lo demás son tonterías.

Por último, te recomendamos adecuar la calefacción a las horas  de luz. Cuando el sol pegue de lleno en la vivienda sube las persianas para que el sol caliente todavía más tu casa. Además, 10 minutos son suficientes para ventilar la vivienda. Y por la noche, baja las persianas y corre las cortinas para evitar que se escape el calor acumulado las horas previas.

 

No cubrir los radiadores ni obstaculizarlos con muebles.

Sí, lo sabemos. Es una manía que no puedes evitar, pero cubrir los radiadores no es una buena idea y es un acto que puede subir la factura de la calefacción. Ten en cuenta que si colocas ropa sobre un radiador estarás evitando que el calor salga a la habitación y se caliente. Tu camisa o jersey seguro que se calienta, pero es fatal para tu factura. Además, ten en cuenta que calentar la ropa sobre el radiador no te servirá de mucho, ya que en pocos minutos tu jersey o camisa se habrá adaptado a la temperatura ambiente y no te habrá servido de nada.

Recuerda que el aire caliente del radiador va hacia arriba, por lo que la ropa es un freno importante para que el aire siga su curso natural y caliente toda la estancia generando un mayor confort. Para secar la ropa hay otros métodos, como colocar un tendedero en el interior de la casa. Cubrir los radiadores no es la mejor solución.

Lo mismo cuando hablamos de colocar un mueble delante de un radiador. Es un obstáculo que aumentará inevitablemente la factura del gas, ya que el calor no se expandirá por toda la habitación y necesitarás tenerla más tiempo encendida. La tendencia será acercarte a esa zona de la casa y estar cerca del radiador, pero el resto estará templado o frío.

En muchas casas sucede que por motivos de espacio estás obligado a colocar una mesa o un sofá delante de los radiadores. En ese caso, dale una vuelta a la distribución del mobiliario de tu casa porque ahorrarás una buena cantidad de dinero a lo largo del año. Seguro que cambiando la mesa o los muebles de sitio encuentras la forma de optimizar las instalaciones de calefacción y gas en tu vivienda de Donostia-San Sebastián.

Etiquetas: factura ahorrar gas companias endesa edp eficiencia-energetica radiadores purgar

2016 © CREOWEBS. Diseñamos y creamos